Una de las preguntas más frecuentes entre creyentes y no creyentes es ¿Cómo es Dios? ¿Tiene un cuerpo? ¿Es como un ángel?

En realidad, Dios no es algo que podamos definir. Porque para definir algo, lo hacemos delimitándolo, haciendo una lista de sus perfecciones. Si preguntamos: ¿Cómo es Samuel?, responderemos: es un hombre (no es mujer), de baja estatura (mide lo que mide), con el cabello negro (no rubio), etc. Entonces, al de-finirlo, lo estamos haciendo evidentes sus limitaciones.

Sin embargo, a Dios podemos conocerlo por sus obras, que reflejan sus atributos, ciertas cualidades que no están separadas de Él y que nos ayudan a comprender que Dios es infinito.

Debe suscribirse para poder ver todo el contenido. Si ya se suscribió, ingrese.
Ingresar Suscribirme