Mucha gente se acerca a la sinagoga preguntando ¿hay que aprender hebreo para conocer a Dios? ¿Vale la pena invertir recursos y esfuerzo en esto? La mayoría desea aprender hebreo creyendo que al dominarla entenderán la palabra de Dios de mejor manera o que se volverán mejores personas. Cualquiera puede hacer un curso en línea o en la aplicación Duolingo, pero esto no garantiza que la persona puede ir más allá en su acercamiento a Dios.

¿Qué es el hebreo?

Lo primero que debemos diferenciar es que el idioma hebreo que se habla hoy, no es idéntico al idioma de la Torá, cuyo nombre más apropiado es la lengua sagrada (lashón ha kódesh). ¿Por qué se llama hebreo al idioma de la Torá? La lengua sagrada fue el primer idioma del mundo. Fue al lengua en la que Dios se comunicó con Adam y Noé. Según la Torá, esta fue la única lengua hasta que la humanidad empezó a llevar a cabo su proyecto antidivino de la Torre de Babel. Entonces Dios dispersó a la humanidad en 70 lenguas para que no pudieran entenderse uno al otro. Este es el origen de los 70 naciones primordiales.

En esa época también se ubica el origen del pueblo de Israel. Abraham, quien fue llamado el hebreo (ever: del lado opuesto) se opuso a la idolatría que predominaba en el mundo. Él fue el padre de los hebreos, quienes luego constituirían el pueblo de Israel. Abraham, descendiente de Shem y  de Noé, y su familia, hablaron y transmitieron la lengua sagrada a sus descendientes. Luego, Moisés recibió la Torá (la palabra de Dios) en la lengua sagrada, pero Dios le ordenó escribirla en las 70 lenguas para que el mensaje llegara a las 70 naciones en sus respectivos idiomas. Este mensaje es el de la moral universal basada en las Siete leyes de los Hijos de Noé.

Dentro del pueblo de Israel surgieron profetas que iluminaron a cada generación. Así, el pueblo de Israel recibió el mensaje divino en la lengua sagrada pero lo ha comunicado en las lenguas que se ha hablado en cada momento a lo largo de la historia, reservando el uso de la lengua sagrada para el estudio de la Torá y las plegarias.

Idiomas judíos

De hecho, a lo largo de la historia y en las distintas diásporas, el pueblo de Israel ha hablado otros idiomas como el arameo, el ídish o el ladino. Cuando tuvo auge el movimiento sionista (secular), se discutió mucho que quisiera convertir la lengua sagrada en un idioma secular (como el hebreo actual) que contiene expresiones de insulto y groserías.

No es una obligación aprender hebreo para conocer a Dios. Lo mejor que puede hacer un ben Noaj (noájida) que quiera profundizar en su estudio de la Torá que le corresponde (las Siete Leyes), es buscar rabinos ortodoxos competentes que le enseñen los conceptos principales (seguramente en ese proceso aprenderás lengua sagrada) e invertir recursos en comprar los libros más recomendados por aquellos.

Para clases de Torá, síguenos en nuestras redes sociales:

Comunidad Bnei Noaj del Ecuador | Facebook

YouTube