aborto_violaciónArtículos Bnei Noaj

Aborto por violación: ¿Dios lo permite?

Analicemos cuál es la voluntad divina acerca del aborto por violación: ¿Dios lo permite? ¿Qué dicen las Siete Leyes de Noé?

Dios ordenó a la humanidad Siete Leyes, una de loa cuales prohíbe el asesinato. De manera que la vida es propiedad sagrada, solo Dios la da y la quita. Un resumen bastante claro y explícito acerca de lo que Dios ordenó a la humanidad acerca de la violación lo encontramos en el libro Ética universal. La teoría y la práctica de las leyes noájicas:

Bajo la ley noájica, existe una clara prohibición bíblica de matar a un feto que establece castigo por los tribunales, basada en el verso “Quien derrama la sangre de una persona dentro de una persona…” (Génesis 9:6).

De manera que la humanidad tiene prohibido asesinar un feto.

Cuando la madre está en riesgo

 

Sin embargo, de acuerdo con la Torá, cuando la vida de la madre está en riesgo inminente debido al embarazo, únicamente bajo consulta y supervisión rabínica, podría obtener permiso para abortar. Así lo explica el libro citado:

Esto no significa que el aborto esté prohibido bajo todas las circunstancias. Pero sin estas circunstancias excepcionales, constituye parte de la transgresión de asesinar, a pesar de que el feto es una existencia “secundaria”, dependiente de su madre. (Likutei Sijot, vol. 2, págs. 603-604).

“Derecho” a matar

El argumento que más invocan los partidarios de la despenalización del aborto por violación es el supuesto “derecho” de la mujer a decidir sobre su cuerpo. Sin embargo, esto se basa en una visión egoísta del ser humano y la existencia, tal como ya sucedió en la antigua Atenas.

Esta civilización supuestamente muy racional, basándose en los principios materialistas de bienestar (solo es bueno lo que hace sentir bien) y utilidad (solo es bueno lo que sirve al individuo), llegó a la inmoralidad de botar en un barranco a las personas ancianas o con discapacidad. Estos mismos principios motivaron al racista Adolf Hitler a llevar a cabo el peor genocidio de la historia.

¿Qué pasa con la mujer violada?

Es obvio que la mujer violada (resulte embarazada o no) es una víctima. Por ello, la Torá estableció penas duras contra el violador, pero no contra el resultado de la violación que es una vida humana.

La sociedad y las leyes deben enfocarse en erradicar la causa de la violación: la visión hedonista de la vida (que dice que todo placer es legítimo), la falta de compromiso entre las personas sexualmente activas (se desalienta el matrimonio), los mensajes machistas que se transmiten en los medios de comunicación, la impunidad de los tribunales contra los violadores (quienes lo hacen una y otra vez), la complicidad de familiares y vecinos que permiten los abusos, etc.

‘El mundo se construirá mediante bondad’ (Salmos 89:3). Todos estamos de acuerdo en que para una mujer, en especial en estado de carencia material, es difícil criar a un hijo sola, pero debe prevalecer la bondad hacia una vida que se desarrolla porque Dios lo permite. Las autoridades y la sociedad en general deben apoyarla de todas las formas posibles para que obtenga la recompensa Divina que seguramente le llegará al obedecer el precepto Divino de no matar.

READ MORE
Artículos Bnei Noaj

El mito del hijo de Dios

Las falsas religiones obligaron a creer en el mito del hijo de Dios, quien a la vez, supuestamente, es Dios mismo. Algo así como que Dios es hijo de sí mismo. ¿Dios tiene hijos? ¿Qué dice la Torá al respecto?

Dios creó a Adam de la tierra y sopló dentro de él un alma viviente. Luego creó a Javá (Eva) del costado de su marido. A pesar de esto, luego que pecaron, ambos perdieron su grandeza y se degradaron en lo material como en lo espiritual. Noé, sobreviviente del Diluvio, también era descendiente de Adam y Javá. De ahí que todos los seres humanos seamos criatura de Dios.

La Torá solo llama “hijo” de Dios al pueblo de Israel. “Hijos sois para vuestro Dios” (Deuteronomio 14:1), pues Él le ha encomendado a este pueblo la tarea de reflejar la divinidad en al creación, tal como el hijo lleva el ADN de su padre y es una prolongación de él. Esta elección no se debe a que los hijos de Israel sean personas superiores, ni de otro tipo, ni semidioses engendrados físicamente como Dios; de hecho son seres humanos como cualquier otro. Dios llama “hijos” a los descendientes de Israel porque fue el único que aceptó la Torá obedientemente, como un buen hijo.

El mito PAGANO del “Nuevo Testamento”

Aunque este es el concepto original de la Torá, de dentro del pueblo de Israel surgieron personas que introdujeron conceptos contrarios a la Torá.

Así, la idolatría cristiana, para justificar el nacimiento de su líder a raíz del adulterio cometido por su madre, introdujo el mito del hijo de dios (un semidios o un dios que también es hombre) como producto de la relación de un supuesto dios (una paloma) con una humana. Este mito era muy popular en el paganismo oriental en la misma época en que se empezó a difundir el cristianismo.

En la historia y tradición del pueblo judío se recuerda al mito cristiano como una impostura, una historia falsa creada para ocultar el verdadero linaje del falso mesías; falso porque no fue engendrado por un hombre descendiente del Rey David sino por otro.

“La religión del amor” impuso esta creencia por la espada. Esto hizo que la humanidad se alejara del mensaje original entregado por Dios en la Torá, incluyendo las Siete Leyes de los hijos de Noé. La falsa religión desvió a los seres humanos de la fe en el Creador y la sustituyó por un mito totalmente ajeno a la revelación en Sinaí.

El mito del hijo de Dios llevó a la idolatría, pues las personas empezaron a adorar a un hombre. También creyeron que la mamá, el padre postizo y los seguidores del supuesto semidios también debían recibir culto a través de imágenes talladas.

Revelar la Divinidad

Por eso el Rey Mesías, el Rebe, llama insistentemente a la humanidad a redescubrir las Siete leyes de los hijos de Noé, a despertar la chispa Divina que está en cada persona oculta bajo muchas capas de falsas creencias impuestas. Cada ser humano tiene la capacidad de revelar la divinidad que hay dentro de sí cuando nada contra la corriente de miles de años de mentira, idolatría e inmoralidad, tal como lo hizo su antepasado Noé.

La Torá es monoteísmo, creencia en un Dios único e indivisible. Un hijo de Noé, un Ben Noaj, es un ser humano que vuelve a la raíz de la Creación, al concepto original de Dios, tal como lo creyeron Adam y Noé, quienes hablaban con Dios sin mediación.

READ MORE
aprender_hebreoArtículos Bnei Noaj

¿Aprender hebreo para conocer a Dios?

Mucha gente se acerca a la sinagoga preguntando ¿hay que aprender hebreo para conocer a Dios? ¿Vale la pena invertir recursos y esfuerzo en esto? La mayoría desea aprender hebreo creyendo que al dominarla entenderán la palabra de Dios de mejor manera o que se volverán mejores personas. Cualquiera puede hacer un curso en línea o en la aplicación Duolingo, pero esto no garantiza que la persona puede ir más allá en su acercamiento a Dios.

¿Qué es el hebreo?

Lo primero que debemos diferenciar es que el idioma hebreo que se habla hoy, no es idéntico al idioma de la Torá, cuyo nombre más apropiado es la lengua sagrada (lashón ha kódesh). ¿Por qué se llama hebreo al idioma de la Torá? La lengua sagrada fue el primer idioma del mundo. Fue al lengua en la que Dios se comunicó con Adam y Noé. Según la Torá, esta fue la única lengua hasta que la humanidad empezó a llevar a cabo su proyecto antidivino de la Torre de Babel. Entonces Dios dispersó a la humanidad en 70 lenguas para que no pudieran entenderse uno al otro. Este es el origen de los 70 naciones primordiales.

En esa época también se ubica el origen del pueblo de Israel. Abraham, quien fue llamado el hebreo (ever: del lado opuesto) se opuso a la idolatría que predominaba en el mundo. Él fue el padre de los hebreos, quienes luego constituirían el pueblo de Israel. Abraham, descendiente de Shem y  de Noé, y su familia, hablaron y transmitieron la lengua sagrada a sus descendientes. Luego, Moisés recibió la Torá (la palabra de Dios) en la lengua sagrada, pero Dios le ordenó escribirla en las 70 lenguas para que el mensaje llegara a las 70 naciones en sus respectivos idiomas. Este mensaje es el de la moral universal basada en las Siete leyes de los Hijos de Noé.

Dentro del pueblo de Israel surgieron profetas que iluminaron a cada generación. Así, el pueblo de Israel recibió el mensaje divino en la lengua sagrada pero lo ha comunicado en las lenguas que se ha hablado en cada momento a lo largo de la historia, reservando el uso de la lengua sagrada para el estudio de la Torá y las plegarias.

Idiomas judíos

De hecho, a lo largo de la historia y en las distintas diásporas, el pueblo de Israel ha hablado otros idiomas como el arameo, el ídish o el ladino. Cuando tuvo auge el movimiento sionista (secular), se discutió mucho que quisiera convertir la lengua sagrada en un idioma secular (como el hebreo actual) que contiene expresiones de insulto y groserías.

No es una obligación aprender hebreo para conocer a Dios. Lo mejor que puede hacer un ben Noaj (noájida) que quiera profundizar en su estudio de la Torá que le corresponde (las Siete Leyes), es buscar rabinos ortodoxos competentes que le enseñen los conceptos principales (seguramente en ese proceso aprenderás lengua sagrada) e invertir recursos en comprar los libros más recomendados por aquellos.

Para clases de Torá, síguenos en nuestras redes sociales:

Comunidad Bnei Noaj del Ecuador | Facebook

YouTube

READ MORE
cómo es DiosArtículos Bnei Noaj

¿Cómo es Dios?

Una de las preguntas más frecuentes entre creyentes y no creyentes es ¿Cómo es Dios? ¿Tiene un cuerpo? ¿Es como un ángel?

En realidad, Dios no es algo que podamos definir. Porque para definir algo, lo hacemos delimitándolo, haciendo una lista de sus perfecciones. Si preguntamos: ¿Cómo es Samuel?, responderemos: es un hombre (no es mujer), de baja estatura (mide lo que mide), con el cabello negro (no rubio), etc. Entonces, al de-finirlo, lo estamos haciendo evidentes sus limitaciones.

Sin embargo, a Dios podemos conocerlo por sus obras, que reflejan sus atributos, ciertas cualidades que no están separadas de Él y que nos ayudan a comprender que Dios es infinito.

READ MORE

Certificación kósher

¿Qué significa kósher?

La palabra “kósher” significa en hebreo ‘apto para consumo’ y quiere decir que un alimento está permitido por la Torá para consumo de un judío.

La Torá diferencia entre animales puros e impuros desde el relato del Arca de Noé hasta la constitución en el Monte Sinaí.

Los animales puros tienen un proceso de faenamiento único y tradicional desde Moisés con la característica que el animal sufre lo mínimo posible, pues Dios es compasivo con todas sus criaturas.

La sangre está prohibida para consumo pues representa el alma del animal. Por eso con la shejitá (el faenamiento ritual kósher) el animal se desangra 95% y el resto es absorbido mediante un proceso de salado. Después de este procedimiento es que la carne está apta para consumo.

Los insectos aéreos y de tierra, así como los mariscos están prohibidos, aunque sea el más pequeño y aparentemente insignificante; sin embargo, mientras esté integro, convierte en prohibida una gran cantidad de alimento, como por ejemplo el brócoli. De otro modo, si el insecto está triturado, se anula en una relación de 1 por 60.

Solamente los saltamontes están permitidos por la Torá, pero su consumo no es un práctica en las comunidades actuales.

La prohibición de mezclar leche con carne requiere que en la casa judía haya dos juegos de utensilio: una de lácteos y otro de cárnicos, así como uno neutro que es “parve”.

El sabor de la comida se impregna en los utensilios a través del calor, del salado, de lo picante o encurtido (remojados juntos) durante 24 horas. Esto lo enseña la Torá en el relato del botín de la guerra de Midián.

Otras leyes cuya finalidad es mantener la prohibición de que los judíos se casen con personas de otras naciones fueron decretadas por los sabios como barreras: bishul Israel (cocinado por un judío), o encender la caldera, pat Israel (horneado por un judío), además de verificar que los ingredientes de una comida sean kósher.

La verificación de la calidad kósher de un producto, a veces requiere la supervisión personal de cada animal por parte del shojet (el matarife), en el caso de los pescados verificar que sean puros, es decir, que tengan escamas y aletas, verificar que la leche sea jalav Israel colocando el cuajo vegetal para fabricar el queso en la presencia de un rabino, encender la maquinaria de cocción, etc. En otros casos se puede dar una certificación válida durante un año, confiando en la calidad de los ingredientes, de manera que no se requiere una supervisión permanente.

Cuando se requiere una supervisión permanente, se puede producir por lotes sanitizando los equipos de antemano.

¿Por qué tener una certificación kósher?

El sello kósher el producto de la confianza entre el rabino y el productor, de manera que no se alteren los ingredientes sin consulta previa, lo cual representa para el consumidor final un sello de calidad y de confianza.

Según estudios, el 40% de la población de Estados Unidos buscan el sello kósher aunque no pertenezcan a la comunidad judía. Esto, seguramente, ha influido en el mundo entero. La dieta kósher sin duda aporta a la salud humana más allá de lo que la ciencia ha logrado descubrir hasta ahora, tal como la peste negra en la Edad Media no tocó a la comunidad judía donde, sin saber, de bacterias y virus, cumplieron la ley divina de la dieta kósher.

Según el tamaño de la empresa y su mercado objetivo, se puede ofrecer la certificación correcta.

Conocimiento general y protocolo

Por supuesto que el rabino es observante del Shabat, así que no atiende llamadas ni asiste a la fábrica desde el viernes a las 6:00 pm hasta el sábado en la noche. Esto también aplica en todas las fiestas sagradas del calendario hebreo.

En cuanto a protocolo de saludos y reuniones, el rabino, por ser observante de la Torá, no saluda con contacto físico a las mujeres, lo cual no debe malinterpretarse como una desprecio y ofensa sino como lealtad a su propia esposa.

El Rabinato de Israel y diferentes certificadoras

Por ley, el Rabinato de Israel supervisa cualquier importación y negocio de comida en Israel (a pesar de su tamaño, consume y exporta cantidades muy importantes de alimentos).

Hay certificadoras más y menos famosas en términos de prestigio. Lo importante es el respaldo que se expresa en el conocimiento detallado que tiene el rabino de la planta productora y el producto, de manera que este es un respaldo inclusive fuera del país donde se produce.

Representamos de manera general a todas las certificadoras, de manera que aconsejamos a las plantas de acuerdo con el producto y el mercado al que quiere apuntar.

Kósher Pésaj

Ocho días al año (aproximadamente en abril) las comunidades judías celebran el éxodo de Egipto (Pésaj). Durante este período está prohibido el consumo de cualquier harina leudada de los cinco cereales: trigo, cebada, avena, espelta y centeno. De estos cereales se produce el pan ázimo (matzá) con alto cuidado de que no leude, de manera tradicional.

De los demás granos (maíz, arroz, fréjol, lenteja, etc.) se discute entre los judíos de origen europeo (ashkenazim), quienes no lo consumen, y los sefaradim (judíos de origen español, de los países árabes), quienes sí los consumen con el cuidado debido de no haber incluido ninguno de los cinco cereales prohibidos.

La certificación “for Passover”, para Pésaj, requiere más cuidado de contaminación cruzada inclusive en el menú de los trabajadores de la planta de alimentos, así como una minuciosa limpieza y verificación de que los ingredientes también sean “for Passover”.

READ MORE
  • 1
  • 2
WordPress Video Lightbox Plugin