Las Siete Leyes de los hijos de Noé

Las Siete Leyes de los hijos de Noé fueron ordenadas por Dios a la humanidad tras el Diluvio. Conozca cómo cumplirlas para conectarse con Dios.

Las Siete Leyes de los hijos de Noé son la base moral de toda la humanidad.

Los justos de las naciones

Quien vive de acuerdo a las Siete Leyes de los hijos de Noé, reconociendo que son la voluntad de Dios, es considerado un justo de las naciones y tiene asignada una parte en el mundo venidero.

La fuente de las Siete Leyes de los hijos de Noé

Cinco de las Siete Leyes se encuentran explícitamente en diferentes versículos en el Libro del Génesis. Una se encuentra en Levítico. Las demás (y de hecho todas) se puede inferir de un solo verso en Génesis.

Conozca aquí las características de las Siete Leyes de los hijos de Noé.

    Primera ley
    NO IDOLATRAR

    Génesis 2:16 declara: “Y el Señor Dios ordenó al hombre, diciendo…”. Este mandato Divino a Adán implica que solo el Dios Verdadero, el Creador de los reinos espiritual y físico, debe ser obedecido y honrado como la Deidad, y el mayor honor es servirlo y adorarlo. Por lo tanto, uno debe servir y adorar solo al Único Dios Verdadero, y no a ningún ídolo.

    Segunda ley
    NO BLASFEMAR EL NOMBRE DIVINO

    Levítico 24:10-17 relata el incidente de un judío que violó el mandato de Éxodo 22:27 y blasfemó con ira. Allí Levítico 24:15 en hebreo dice: “‘ish ish’ (‘cualquier hombre’’) que maldiga a su Dios llevará su pecado”. ¿Por qué la doble expresión de ‘ish ish’ (que, literalmente, significa ‘un hombre, un hombre’)? Significa que está incluida toda la humanidad, tanto judíos como gentiles. Esto enseña que también está prohibido que los gentiles maldigan el nombre de Dios (¡Dios no lo quiera!).

    Tercera ley
    NO ASESINAR

    El edicto contra el asesinato, y el castigo por esta transgresión, se declara en Génesis 9:5-6: “Y, sin embargo, la sangre de las almas de ustedes reclamaré; de manos de todo animal la reclamaré. Y de manos del hombre, de manos el hermano de cada hombre reclamaré el alma del hombre. El que vierta la sangre del hombre, por el hombre su sangre será vertida, pues a imagen de Di-s hizo al hombre”.

    Cuarta ley
    NO COMETER ADULTERIO, INCESTIO, HOMOSEXUALIDAD NI BESTIALISMO

    Cinco de los seis tipos de relaciones sexuales prohibidas por Dios a los gentiles están expuestos en Génesis 2:24: “Por lo tanto, un hombre dejará a su padre y a su madre y se aferrará a su esposa, y se convertirán en una sola carne”. Este versículo prohíbe explícitamente las relaciones de un hombre con su madre, con una mujer que alguna vez haya sido la pareja doméstica o la esposa certificada de su padre, con una mujer que actualmente es pareja doméstica o esposa certificada de otro hombre, y con otro hombre. También prohíbe las relaciones de un hombre o una mujer con un animal. A un gentil también se le prohíbe tener relaciones con su hermana materna, lo cual se aprende de Génesis 20:13: “Además, ella es realmente mi hermana, la hija de mi padre, aunque no la hija de mi madre; y ella se convirtió en mi esposa”. (Tenga en cuenta que Abraham dijo esto para apaciguar a Abimelec. En realidad, solo era figurativamente cierto en su caso, ya que Sara era la hija del hermano de Abraham. Así que tenían el mismo abuelo paterno, a quien la gente a menudo se refería como “padre”).

    También fue universalmente aceptado que se incluyeran las relaciones padre-hija, como lo demuestra la desgracia de Lot después de que tuvo relaciones con sus dos hijas, después de la destrucción de Di-s de Sodoma y Gomorra (Génesis 19:29-36, y Rashi explicación de Génesis 20:1). Además de la abominación de las relaciones de un hombre con un hombre, las relaciones de una mujer con una mujer también son una abominación a Di-s, que se aprende del hecho de que ambos están incluidos en los temas del versículo Lev. 18: 3, que habla en contra de las prácticas inmorales de los antiguos egipcios y cananeos, y al que Lev.18:30 se refiere como “tradiciones abominables”. El Midrash (Sifrá) nombra específicamente estas abominaciones: “Un hombre se casaría con un hombre, una mujer se casaría con una mujer y una mujer se casaría con dos hombres”.

    Quinta ley
    NO ROBAR

    La prohibición del robo está contenida en el permiso que Di-s otorgó a Adán y Javá (Eva) en Génesis 2:16 para comer de los árboles del jardín. Esto implica que si no se hubiera otorgado el permiso, se les habría prohibido hacerlo porque la propiedad no les pertenecía. Esto se aplicaba específicamente al fruto del Árbol del “Conocimiento del Bien y del Mal” que les estaba prohibido tomar, bajo pena de muerte (Génesis 2:17). Este mandamiento de Noé fue citado explícitamente por Abraham en Génesis 21:25.

    Sexta ley
    NO COMER LA PARTE CORTADA DE UN ANIMAL VIVO

    Adán y Javá (Eva) no recibieron permiso de matar animales para alimentarse, y esto permaneció vigente hasta después del Diluvio. Di-s permitió que Noé y su familia comieran carne por primera vez después de que abandonaron el Arca, por lo que Di-s en ese momento agregó el mandamiento que prohíbe comer carne que fue cortada de un animal vivo (incluso si estaba aturdido e insensible). Este mandamiento dado a Noé se registra en Génesis 9:4: “Pero la carne, con su alma [que está en] su sangre, no comerás”.

    Septima ley
    ESTABLECER LEYES Y TRIBUNALES DE JUSTICIA

    Di-s ordenó a Noé con respecto al juicio y el castigo de un asesino, como dice en Génesis 9:6: “Quien derrama la sangre del hombre, por el hombre su sangre será derramada…” Esto se refiere a un mandamiento a Noé para juzgar y penalizar a un asesino. Esto se explica de la siguiente manera por los Sabios Talmúdicos: “Quien derrama la sangre del hombre” (refiriéndose al asesino), “por el hombre” (es decir, debe ser procesado en un tribunal por un hombre calificado para testificar como un testigo), “su sangre será derramada” (si es declarado culpable, es responsable de la pena capital por el tribunal). El Código Noájico especifica que las sociedades gentiles están obligadas a acatar la justicia mediante el establecimiento de un sistema de tribunales justos.

    WordPress Video Lightbox Plugin